Vanguardias


Empezamos el año presentado una exposición colectiva dedicada a las vanguardias históricas. Nuestra galería se ha caracterizado desde sus inicios por exponer a artistas vinculados a la escuela de París de entreguerras y a la de los adscritos a las vanguardias históricas en general. Nos hemos dedicado tanto a aquellos ya consolidados como a otros que, por un motivo u otro, quedaron relegados a un segundo plano pero cuya obra merece ser reivindicada y rescatada del olvido.

En esta ocasión presentamos a algunos de los artistas habituales de nuestra galería, como J.Fín, que este año ha pasado a formar parte de la colección del MNAC con una obra informalista fechada en 1949. La obra de Javier Vilató o Jacint Salvadó, como no podía ser de otra forma, también estará presente en esta muestra.

Asimismo, una  obra a destacar de la exposición es un delicado dibujo de Joaquín Torres-García fechado en 1949 y que es un estudio preliminar y completo  de la que será su última pintura. En él, Torres plasma una escena  mediterránea en la que se aprecia la huella de su etapa constructiva.

Entre los artistas que no exponemos tan a menudo, destaca una obra de Pedro Flores. Del artista murciano que se exilió en París, presentamos en esta exposición una sugerente y vibrante maternidad en la que queda claramente patente la influencia del cubismo. Otra pieza importante que incluimos es la de Benjamín Palencia. Conocido sobre todo por su pertenencia a la escuela de Vallecas y por sus poéticos paisajes castellanos, nosotros nos hemos centrado en su primer periodo cercano al surrealismo, que desarrolla con formas zoomórficas y vegetales que le emparentan con su compañero de generación Alberto Sánchez. En esta exposición incluimos una delicada acuarela de 1930.

Además de Benjamín Palencia, entre los artistas que se acercaron brevemente a las vanguardias está Josep de Togores, quien residió en Paris de 1921 a 1930 y formó parte del grupo de artistas que expusieron en la mítica galería de Daniel Henry Kanhweiler. En diversas ocasiones hemos mostrado sus obras surrealistas, período interesante aunque muy breve y que corresponde a los años  1927 a 1929.  Pero esta vez, mostramos una pieza característica de aquel período parisino en el que el volumen y la rotundidad de los cuerpos son fundamentales, son los años de 1920 a 1927. La obra se titula “Jeunes filles de Bandol”, un grupo de jóvenes mujeres parecen observarnos en ensoñación, desde una terraza imaginada.

En la 2 de TVE se ha presentado el documental"Baltasar Lobo - La soledad del escultor", que no sólo se centra en la figura del artista zamorano, también ofrece una completa visión de la escuela de París. Se puede ver aquí. 


OBRAS