Garcia-Llort


Presentamos una nueva exposición de Josep Maria Garcia-Llort en nuestra galería.

La pintura de García-Llort es un claro reflejo de la personalidad del artista, un hombre irónico y lúcido que muestra en sus cuadros una iconografía que, aunque sea la misma, nunca se repite ya que es fruto de lo que le inspira la vida.

Su trabajo combina algunas vanguardias como el fovismo, el cubismo y el expresionismo, junto con su admiración por las pinturas y vidrieras románicas, dando a su obra una personalidad intransferible. Sus influencias pictóricas son tan importantes como las historias que narra, su trabajo tiene un punto de contador de fábulas, no sólo por las historias ejemplarizantes, también por la constante utilización de animales en sus composiciones. Como dice José Corredor-Matheos, se vale de los animales para hablarnos de las cosas de los hombres.

García-Llort nos traslada su sentido crítico de la vida. Para él, el mundo no está del todo bien encajado y su trabajo puede ser a veces una señal de alerta para las cosas que no funcionan, como se  en la pintura “El Mediterráneo ya huele mal”, aunque en general prefiera dejar que el espectador se sumerja en su trabajo y encuentre por él mismo todo lo que subyace en la obra como es el caso de  “El vendedor de lagartijas”.

Los pequeños acontecimientos del día a día así como sus recuerdos de su infancia o de sus estancias en Estados Unidos o Francia son también elementos constantes en su obra. Sus habituales pájaros, por ejemplo, aves repletas de colorido que pueblan sus obras ya sea como elemento principal o como pequeños elementos de la composición, son recuerdos tanto de sus años en Luisiana como de sus viajes. Obras como “La opulencia”, en cambio,  reflejan historias personales o situaciones con las que se encuentra en el día a día. 


VER FICHA DEL ARTISTA

OBRAS