Garcia-Llort


Presentamos una nueva exposición de Josep Maria Garcia-Llort en nuestra galería. A sus más de 80 años, García-Llort sigue trabajando intensamente dentro de su particular universo y esta muestra recoge sus trabajos de los tres últimos años.

La poética de García-Llort no tiene parangón en la plástica de Cataluña o España. Aunque pertenezca al grupo de artistas que renovaron el arte de la posguerra (Albert Rafols-Casamada o Guinovart fueron sus contemporáneos), él adoptó un camino diferente. Pese a conocer las vanguardias en el París de finales de la década de los 40 a donde llegó con una beca del estado francés que compartió con Antoni Tàpies,y a su larga estancia en Estados Unidos en los 50, él prefirió seguir un camino muy personal que lo separa de sus coetáneos.

La pintura de García-Llort explora un camino que pocas veces se ha recorrido en el contexto artístico de nuestro país, el de una utilización poco enfática de la ironía y de la crítica social junto a un personal sentido de la belleza. Sus formas y fondo se acercan claramente al expresionismo, pero la geometría cubista y una fragmentación de las composiciones que recuerda a las vidrieras góticas y románicas convierten su trabajo en algo extremadamente personal.

Esta exposición recoge sus trabajos más recientes en los que mantiene intacta su mordacidad y su personal humor. Las escenas que presenta mantienen la abrumadora potencia cromática que le caracteriza desde hace tiempo, unos colores que no dejan de reflejar su complejo universo interior.

García-Llort es un hombre ligado a su obra. Al igual que su trabajo, él es mordaz, digno, inteligente y de una elegancia impecable, con una actitud vital casi anacrónica por su fidelidad a sus propias ideas. Sin embargo, la contundencia de su obra, con su crítica siempre vigente, convierten al artista y a su pintura en un todo absolutamente contemporáneo.


VER FICHA DEL ARTISTA

OBRAS

DOCUMENTACIÓN